El Bosque de Briganttia

 
 

Multiplica tus plantas para conseguir nuevos ejemplares. Los métodos de multiplicación principales son: semilla, esquejes, acodos, división de mata, rebrotes de raíces e injertos.Por otro lado, el intercambio entre aficionados funciona muy bien. Siempre hay alguien que quiere algún esqueje de una planta que tienes y al revés.

Esquejes

Impregna la base de los esquejes con polvo de hormonas de enraizamiento para favorecer la emisión de raíces. Se consigue un mayor porcentaje de agarre de los esquejes, aunque no es imprescindible.

Los esquejes de cactus deben dejarse que se seque la superficie cortada durante 7 días o más antes de colocarlos en el medio de enraizamiento; así se forma un callo que impide la putrefacción.

Esquejes de agua :Las siguientes especies echarán raíces introduciendo esquejes directamente en un vaso o recipiente con agua: Drácenas, Alocasia, Espatifilo, Hipoestes, Begonia, Coleo, Croton, Amor de hombre, Poto, etc.

Corta los esquejes con un cuchillo limpio y afilado, justo por debajo de un nudo de la hoja. Retira las hojas más bajas, impregna el extremo del corte en hormona de enrizamiento e introdúcelo en un tarro con agua (foto superior).


Injertos

A pesar de que el injertado se refiere normalmente a la unión de sólo dos plantas. A partir de múltiples injertos se puede obtener un manzano con distintas variedades o un rosal con flores de distintos colores.

La mayoría de los injertos se hacen a finales de invierno o principios de primavera, antes de que surjan los nuevos brotes. La púa debe recogerse durante el invierno y permanecer guardada en un lugar frío y húmedo a una temperatura cercana a 0ºC.

También podemos guardar algunas púas en casa, metidas en una bolsa de plástico dentro de la nevera y envueltas en papel de cocina húmedo.

Tras realizar el injerto, se debe cubrir la zona para evitar que se seque con cera para injertos.


División de mata

La división de mata es un método fácil y barato para obtener nuevas plantas a partir de las que ya tienes. Otoño y primavera son las épocas ideales para hacerlo. Sirve para Clivia, Agapanto, Gazania, Papiro, Verbena, Hipéricos, Helechos... multitud de plantas de interior y de exterior.

Separa las porciones con un cuchillo afilado dejando en cada trozo hojas y raíz; planta inmediatamente y mantén la tierra húmeda durante los primeros días. Intenta proteger a las nuevas plantas del viento.


FUENTES:http://articulos.infojardin.com/jardin/esquejes-injertos-division.htm


 
 

4. Glicerina

El método de la glicerina consiste en reemplazar el agua que contienen las plantas por glicerina. El material queda flexible, no rígido y frágil como el secado tradicional.
Se puede aplicar a flores, pero quedan oscurecidas o satinadas y por lo tanto, este método se recomienda para hojas o ramas, como vemos en las siguientes fotografías.
La glicerina se puede encontrar en farmacias o en tiendas de manualidades. También hay en el mercado mezclas con agua listas para usar.
El procedimiento consiste en sumergir por completo las ramas de árboles y arbustos u hojas grandes en un recipiente con glicerina diluida en agua (mitad de glicerina, mitad de agua). Se deja durante varios días hasta que el agua de la planta es sustituida por esta mezcla.
Al sacarlas de la glicerina hay que lavarlas con un poco de jabón y secarlas enseguida.

5. Gel de sílice

El gel de sílice es un agente desecante, es decir, que absorbe la humedad de los materiales.
Este método permite secar cualquier flor por delicada que sea. Dalias,bulbos, tulipanes, pensamientos, gerberas... no pueden secarse al aire.
Las flores así secadas quedan con un aspecto muy natural.
El inconveniente es que hay que controlar el tiempo de secado, ya que si están demasiado tiempo se queman y si es insuficiente, se estropean.
El gel de sílice lo puedes comprar en una droguería.
Para que realicen mejor su trabajo se deben reducir casi a polvo (apisonándolos con un rodillo, por ejemplo) de manera que puedan introducirse por todos los intersticios de las flores.
Esparce una capa de 7 cm. de espesor de cristales de sílice sobre un recipiente que tenga tapa, preferiblementa de cristal o metálico (por ejemplo, una caja metálica de pastas).
Dispón el material vegetal sobre esta capa y cúbrelo completamente intentando introducir lo más posible los cristales entre pliegues y pétalos.
Tapa el recipiente y déjalo en sitio seco y a temperatura ambiente hasta que los gránulos absorban toda la humedad del vegetal.
A los 2 días comprueba si las flores están secas (el gel debe estar rosa pálido y las flores tener tacto de papel), si no es así, vuelve a tapar y mira a diario. El tiempo máximo es de 7 días. La media son 4 ó 5 días.
Cada especie a secar es distinta de las demás y por eso tiene un tiempo de secado diferente. Dependiendo del grosor de la flor puede tardar en secar desde 1 día -una flor muy delicada-, hasta una semana -un capullo de rosa muy grande-. Lo mejor es experimentar.
Apunta el tiempo que ha tardado para recordarlo la próxima vez.
En caso de que los pétalos de una flor estén secos, pero no la base, cubre sólo la parte que aún no está seca.
Si utilizas un microondas con gel de sílice, es más rápido.
El recipiente debe ser apto para el microondas. En general, se ha de seleccionar una potencia media-baja o de descongelación y tardará entre 2 y 5 minutos, dependiendo del tipo de flor. Comprueba el estado de las flores, removiéndolas y calentando de nuevo si es necesario.
Una vez secas, sácalas de la caja, sacude con cuidado la flor y con un pincel quita los gránulos de sílice que estén pegados.
El gel de sílice se puede reutilizar muchas veces. Extiende los gránulos uniformemente en un platillo llano, elimina los restos vegetales y ponlo en el horno a temperatura media. Remuévelo de vez en cuando para que se caliente uniformemente. En media hora pierde la humedad y recupera su tono azul intenso, listo para nuevo uso. Seco es azul y húmedo, rosa pálido.

6. El prensado de flores

Se trata de un método muy sencillo por todos conocidos. ¿Quién no ha metido alguna vez hojas o flores entre las páginas de un libro? Los botánicos y aficionados prensan flores para hacer herbarios.
Las flores prensadas mantienen su color original.
También es posible secar todo tipo de frutas y verduras partiéndolas en rodajitas bien a lo ancho o a lo largo. Ejemplos: kiwi, pepino, guindilla, zanahoria, champiñón, etc.
Si es una rosa, clavel o peonía que tienen flores que abultan mucho, se pueden partir por la mitad y prensar cada trozo o prensar por separado cada pétalo y luego unirlos sobre una superficie plana.
Las flores prensadas son ideales para:
- Decoración de tarjetas, sobres y otros artículos de papelería.
- Cuadros.
- Decoración de lámparas, cajas de regalo...

El procedimiento consiste en colocar las flores recién cortadas entre pliegos de papel de filtro, de periódico no satinado, papel de seda o toallas de papel y ponerle un peso encima o meterlo en una prensa. Luego se sitúa en lugar seco y a ser posible, con ventilación.
Durante los primeros días, la posición de las flores debe cambiarse con frecuencia y también renovar los papeles absorbentes, ya que en caso de permanecer mojado se podrían pudrir.
El secado completo de las flores tardará unos 20-25 días.

Fuente:http://articulos.infojardin.com/articulos/flor-seca-metodos-secado.htm

 
 

Ésta es una de las meditaciones individuales básicas que deberían practicarse con regularidad. Resulta muy útil realizarla a diario durante períodos de mucha ansiedad o depresión, o cuando una ha asumido grandes responsabilidades.

Llena una copa con agua. (Si tienes un cáliz ritual, utilízalo). Con tu athame (u otro instrumento), añade tres montones de sal y mézclalo en el sentido contrario a las agujas del reloj.

Siéntate con la copa en tu regazo. Deja que tus miedos, preocupaciones, dudas, odios y decepciones aparezcan en tu mente. Debes verlos como un riachuelo fangoso que fluye fuera de ti mientras respiras y es disuelto por el agua salada de la copa. Concédete un tiempo para sentirte profundamente limpio.

Ahora, levanta la copa. Respira profundamente y siente que están atrayendo el poder de la Tierra. Deja que el poder fluya hacia el agua salada, hasta que puedas visualizarla resplandeciente de luz.

Bebe un sorbito de agua. Cuando la sientas en tu lengua debes saber que has absorbido el poder de limpieza, de sanación. El miedo y la infelicidad se han transformado en el poder de cambiar. Vacía lo que queda de agua en un chorro de agua que corra. (Desgraciadamente, en estos tiempos decadentes, el chorro más cercano suele ser el que sale del grifo de la cocina y se va por el desagüe). 
 

FUENTE: - LA DANZA EN ESPIRAL, STARHAWK -