El Bosque de Briganttia

 
 

1. Secado colgándolas boca abajo

La posición vertical boca abajo es la forma más típica y tradicional de secar plantas. Pero no todas se pueden secar así, las ramas por ejemplo, no.

Antes de comenzar el secado, elimina las hojas del tercio inferior del tallo y quita las hojas dañadas o de peor aspecto.

Átalas en ramilletes de 5 a 10 flores dispuestas escalonadamente, es decir, unas más altas que otras.

Cuélgalos boca abajo en una viga, techo, paredes, percha, celosía... en sitio oscuro y ventilado.

A las 3 semanas aproximadamente ya estarán las flores listas.

Dependiendo de la flor, se pierde más o menos su forma o se arruga un poco, y también suelen oscurecerse.

Rosas o Peonías, por ejemplo, que tienen flores grandes, en lugar de boca abajo, es mejor ponerlas a secar metidas en un jarrón, florero o similar. Las flores no quedan en contacto unas con otras, facilitando de este modo la circulación de aire entre las flores.

En invierno es probable que el ambiente se encuentre demasiado húmedo para poder secarlas al natural. En este caso se pueden colocar encima de la calefacción, meterlas en un horno microondas o prensar las plantas entre papel secante.

2. Secado extendido sobre una superficie horizontal

Consiste simplemente en extender las flores en una superficie plana horizontal (estantería, armario, etc.) sobre papel, cartón o madera. Otra opción es sobre una parrilla, por la cual circula mejor el aire.

Las flores no deben estar en contacto unas con otras, sino individualizadas.

Los helechos, setas, cereales, musgos... van bien secados de esta forma, las hojas retienen más color y forma que si fueran colgadas. 

3. Microondas

El secado en horno microondas sirve para secar plantas con rapidez.

Es necesario hacer una prueba, introduciendo en el horno una pequeña cantidad de material y observando cómo se deseca a medida que modificamos la potencia y el tiempo de funcionamiento. 

Coloca las flores en un papel absorbente sobre la bandeja.

El secado termina cuando los pétalos de la flor o las hojas, en el caso de ramas, adoptan al tacto la textura áspera como de papel.

Hay algún peligro de que se generen chispas y salga el material ardiendo. Cuidado.

En un horno corriente, no el microondas, se pueden dejar con la puerta entreabierta a unos 70 grados hasta que veas que las flores están bien secas (entre 1 y 3 horas según el tamaño de la flor).

 

Fuentes: http://articulos.infojardin.com/articulos/flor-seca-metodos-secado.htm

 


Comments




Leave a Reply